Saltar al contenido
Harlotand The Beast

Evitar accidentes domésticos

Accidentes domésticos en la cocina

La mayoría de los accidentes en el hogar ocurren en la cocina: los electrodomésticos, hornos, estufas y diversos utensilios pueden esconder muchas trampas, pero con un poco de atención y algunos buenos hábitos se pueden mantener los accidentes domésticos lo más lejos posible. Aquí está cómo.

Según la última encuesta del ISTAT sobre los accidentes domésticos en Italia, casi 700.000 personas han sufrido un accidente doméstico en los 3 meses anteriores a la entrevista realizada por el Instituto (11,3% de la población). Las mujeres, los ancianos y los niños son las categorías más afectadas y la cocina es el ambiente más peligroso del hogar, con el 38% de los accidentes.

Es aquí, además, donde se contienen los principales escollos: presencia concomitante de gas, electricidad y agua, fuego de la estufa, ollas y sartenes con comida y líquidos hirviendo en la placa, así como electrodomésticos y utensilios con una cuchilla o punta.

Sin embargo, la prevención de un accidente en la cocina doméstica puede: ¡sólo hay que seguir las normas, tomar las precauciones adecuadas y usar siempre el sentido común (sobre todo si hay niños alrededor)!

Qué hacer para tener una cocina segura

En primer lugar, asegúrate de que tienes el equipo adecuado. ¿Algún ejemplo? El sistema eléctrico es obligatorio (y fundamental en la cocina); las tuberías de gas para cocinar y las tuberías de agua para el fregadero deben ser colocadas de forma artesanal; la cocina de gas requiere una campana extractora; la cocina debe estar equipada con agujeros de ventilación y de aireación.

Si no está seguro de que su cocina esté a la altura de las normas, consulte a un profesional para comprobarlo, para no correr riesgos. Y recuerde comprar aparatos pequeños y grandes que cumplan con los requisitos de seguridad definidos por la normativa europea, con la marca CE, mejor aún si también tienen la marca voluntaria y adicional del IMQ (Quality Mark Institute).

Los accidentes domésticos más frecuentes

¿Basta con tener una cocina y electrodomésticos que cumplan con las normas para evitar accidentes? Lamentablemente, no: para evitar los accidentes, o limitarlos al mínimo, también es necesaria una prevención cuidadosa y mucha precaución. Sobre todo porque los accidentes más frecuentes, es decir, las caídas (54,8%), las lesiones (20,2%) y las quemaduras (13%), a menudo no tienen nada que ver con el incumplimiento.

Un piso mojado trivial o el uso inadecuado de un cuchillo son factores de riesgo que no deben ser subestimados, así como la distracción al preparar los platos.

Cómo prevenir los accidentes domésticos en la cocina

El Siniaca (Sistema Nacional de Información sobre Accidentes en el Hogar), creado en el Instituto Superior de Salud para vigilar los accidentes domésticos y formular programas de prevención, ofrece algunas sugerencias para mantener alejada la posibilidad de accidentes en el hogar. A continuación se presentan los principales buenos hábitos a adoptar en la cocina.

Para prevenir las caídas

  • Utiliza alfombras y capas de base antideslizantes
  • Eliminar las extensiones: Pueden parecerte inofensivas pero pueden hacerte tropezar.
  • Evita caminar sobre el suelo mojado
  • Limita los obstáculos en la habitación (¡es mejor poner ese armario angular en el medio de la cocina junto a la pared!).

Para prevenir las puñaladas

Nunca dejes las herramientas afiladas fuera de su lugar siempre use los cuchillos con mucho cuidado, sin distraer la atención utilizar las herramientas adecuadas para cada acción (el sacacorchos, por ejemplo, sólo para abrir las botellas, no utilizar la punta para forzar la tapa del frasco de mermelada que no se abre!)

Asegúrate de que las cuchillas giratorias de las batidoras, picadoras y otros aparatos estén paradas antes de abrirlas: parece una sugerencia obvia, pero la distracción puede jugarte una mala pasada.

Para prevenir las quemaduras

Cocina prestando atención a lo que haces: nunca te olvides de encender la estufa o el horno si la cocción ha terminado. Siempre usar soportes aislantes y antideslizantes para levantar las ollas y sartenes no dejes recipientes con líquido hirviendo flotando o en cualquier caso mal colocados sobre la encimera, especialmente si tienes niños deambulando en la cocina: es peligroso para ti y más aún para ellos.

Sobre todo, mientras te mueves por la cocina y preparas el almuerzo y la cena, presta atención a cada una de las herramientas que usas, útiles y cómodas para tu vida diaria, pero siempre potencialmente peligrosas. ¡Y nunca vayas con demasiada prisa! La calma y la precaución son sus mejores aliados para evitar sorpresas desagradables dentro de las paredes de su casa.